El dolor en el alma tiene un fruto en el espíritu

holinesslPuede ser que hoy te sientas turbada por algunas experiencias angustiantes que han llegado a tu vida. Algunas de forma inesperada y crees que no las mereces.  Puede ser que has tenido gran dificultad para comprenderlas.  Te invito a que te hagas esta pregunta: ¿cuál es el objetivo final del Señor por medio de esta experiencia de dolor? Todo cuanto nos acontece tiene un significado. Reconozco que en el momento en que estamos en el punto rojo de la crisis hay una gran complejidad que nos hace difícil comprender el asunto. Lo importante es que mientras vaya llegando a tu vida la iluminación de los propósitos que vienen acompañados de las crisis, vayas liberándote del dolor.

En la consulta de consejería vemos gente todos los días que no puede o no quiere salir de la situación de angustia.  Hay personas que se aferran y hasta podríamos decir que se enamoran del sufrimiento.  Aunque en la experiencia humana no podemos librarnos de situaciones fuertes y retos, podemos tener la seguridad que ese no es el final de la historia.  Hay otros capítulos gloriosos que ya están escritos para ti.  En el momento doloroso es difícil poder verlo, pero sin duda más adelante lo verás.  Así como Sara vio a su Isaac, luego de que pasara por la angustia de la esterilidad. Así como Rahab vio su liberación después de haber vivido marginada en el muro de la ciudad.  Así como María vio a Jesús resucitar después de llorar la muerte de su amado hijo.  Ahora bien, mientras se camina hacia la transformación de la historia se supone que se vaya produciendo algo eterno e inquebrantable en nuestro interior.

De lo que podemos tener total seguridad es que mientras se va desarrollando el fruto del espíritu a través de nuestras experiencias de dolor, el Señor está con nosotras.   Afirmo sobre tu vida que hoy se está desarrollando un testimonio muy bello y en tu interior se está produciendo algo lleno de la Gloria de Dios. ¡Lo verás y lo hablarás!

“Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre” (Salmo 16:11).

 —Escrito por la Dra. Lis Milland, autora del libro Vive libre, vive feliz. Publicado por Casa Creación.

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>